National Center for Complementary and Integrative Health (NCCIH)

NIH…Turning Discovery Into Health

Follow NCCIH Subscribe to our email update Subscribe to the NCCIH RSS feed Follow NCCIH on FacebookRead our disclaimer about external links Follow NCCIH on TwitterRead our disclaimer about external links

Menu

La gripe, el resfriado común y los enfoques complementarios para la salud

En esta página:

Introducción

La gripe (influenza) y el resfriado común son enfermedades de las vías respiratorias, que incluyen la nariz, la garganta y los pulmones. Las dos enfermedades tienen algunos síntomas en común y ambas son causadas por virus. Sin embargo, se trata de trastornos distintos y la gripe es más peligrosa. Los resfriados en general no causan complicaciones graves como una pulmonía, ni requieren hospitalización; pero la gripe, a veces, causa estas complicaciones.

Se calcula que anualmente entre el 5 y 20 por ciento de la población de los Estados Unidos es afectada por la gripe. El número de muertes a causa de la gripe y de las complicaciones que causa varía de un año a otro, desde las 3.000 a las 49.000 muertes al año. La vacunación es la mejor forma de protegerse contra la gripe.

El resfriado común se encuentra entre las causas principales de consultas médicas y ausencias escolares o laborales. Hay más de 200 virus distintos que causan resfriados.

Algunas personas utilizan enfoques de salud complementarios para la gripe o los resfriados. Esta hoja informativa resume lo que los científicos dicen acerca de estos enfoques y sugiere recursos adicionales para informarse. Si está considerando tratar estos malestares con enfoques complementarios para la salud, esta información le ayudará al hablar con su médico.

Arriba

Puntos clave

  • La vacunación es la mejor forma de protegerse contra la gripe.
  • Enfoques complementarios para la gripe. No existen pruebas concluyentes de que ningún enfoque complementario sea útil para la gripe.
  • Enfoques complementarios para los resfriados. Hay pruebas científicas acerca de varios enfoques de salud complementarios para los resfriados. El zinc administrado oralmente puede reducir la duración y gravedad de un resfriado. Para la mayoría  de la gente, tomar suplementos de vitamina C de forma habitual solamente reduce un poco la duración y gravedad de los resfriados y no reduce la cantidad de resfriados que contraen. A pesar de muchos estudios de investigación, no se ha comprobado que la equinácea pueda prevenir los resfriados ni aliviar los síntomas de resfriado. Hay pruebas no muy firmes de que los probióticos podrían ayudar a prevenir los resfriados.
  • Tenga en cuenta que “natural” no siempre significa “seguro”; algunos productos de salud complementarios derivados de fuentes naturales pueden interactuar con medicamentos (con o sin receta) u otros productos naturales, algunos pueden tener efectos secundarios por sí solos y algunos pueden ser peligrosos para personas que tienen determinados problemas médicos.
  • Los productos de zinc intranasales (que ingresan por la nariz) para los resfriados pueden causar pérdida del olfato de larga duración, tal vez permanente.
  • Las personas pueden infectarse mediante el uso de ollas nasales (“rinocornios”) u otros dispositivos de lavado o enjuague nasal de forma incorrecta. La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés) tiene información acerca del uso adecuado de estos dispositivos (www.fda.gov/ForConsumers/ConsumerUpdates/ucm316375.htm).
  • Informe a todos los profesionales que le atienden sobre cualquier tipo de enfoque complementario que utilice. Explique en detalle todo lo que hace para cuidar su salud. Esto permite una atención de la salud coordinada y segura

Enfoques complementarios y la gripe

Acerca de la gripe

La gripe es una infección respiratoria causada por una serie de virus. Los síntomas son repentinos y son más graves que los de un resfriado. Pueden incluir dolores en el cuerpo o los músculos, escalofríos y fiebre, además de síntomas de resfriado como tos y dolor de garganta. La gripe puede causar complicaciones graves, en especial en los niños de corta edad, las personas mayores, mujeres embarazadas y gente con problemas de salud crónicos como asma, diabetes o enfermedad cardíaca. Aunque las medidas de la vida diaria para prevenir la transmisión de gérmenes (como lavarse las manos con frecuencia y evitar el contacto con personas enfermas) ayudan a evitar la propagación de la gripe, la vacuna antigripal anual es el mejor método de prevención.

Infórmese más acerca de la gripe:

Uso de enfoques complementarios para la gripe

Según la Encuesta Nacional sobre la Salud (NHIS) de 2007, que incluyó preguntas detalladas sobre el uso de enfoques complementarios para la salud por parte del público estadounidense, la gripe fue uno de los 15 motivos más comunes para el uso de estos enfoques complementarios en los niños, pero no fue uno de los motivos más comunes en los adultos

Formas de protegerse y proteger a la familia contra la gripe

La vacunación anual es la mejor forma de protegerse contra la gripe. Desde 2010, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) del gobierno federal han recomendado la vacuna antigripal anual a todas las personas a partir de los 6 meses de edad.

Fundamentos científicos acerca de los enfoques complementarios para la gripe

Aunque pocos estudios sugieren que los enfoques complementarios para la salud posiblemente tengan algo que ver, no hay pruebas científicas contundentes de que alguno de ellos sea útil contra la gripe. Algunos ejemplos de enfoques que se han estudiado para la gripe incluyen:

  • hierbas medicinales chinas
  • dehidroepiandrosterona (DHEA)
  • equinácea
  • baya del saúco, canillero, sabugo, sabuco
  • té verde
  • N-acetilcisteína (NAC)
  • ginseng norteamericano
  • oscillococcinum
  • extracto de granada
  • vitamina C
  • vitamina D.

Arriba

Enfoques complementarios y el resfriado común

Acerca del resfriado común

Los síntomas de resfriado comienzan en general 2 o 3 días después de la infección con un virus del resfriado y duran entre 2 y 14 días. Es posible contagiarse al inhalar virus del resfriado o al tocarse los ojos o la nariz después de tocar superficies cubiertas con virus. Por eso lavarse las manos y mantenerse alejado de personas resfriadas es importante y ayuda a mantenerse saludable.

Infórmese más acerca de los resfriados:

Uso de enfoques complementarios para los resfriados

Según la Encuesta Nacional sobre la Salud (NHIS, por sus siglas en inglés) de 2007, los resfriados fueron la octava causa más común de uso de enfoques complementarios para la salud en los adultos, y la tercera causa más común en los niños.

Acerca de las pruebas científicas para los enfoques de salud complementarios

Las pruebas científicas para los enfoques de salud complementarios incluyen resultados de investigación de laboratorio al igual que estudios clínicos (estudios en personas). Las pruebas ofrecen información para saber cuán útiles e inocuos son los enfoques. Las revistas científicas publican los resultados de los estudios, al igual que los artículos que evalúan las pruebas a medida que se acumulan. Las hojas informativas del Centro Nacional de Medicina Complementaria e Integral (NCCIH) como esta ofrecen información básica sobre los hallazgos científicos, principalmente los que son artículos de revisión rigurosa, conocidos como revisiones sistemáticas y de meta análisis.

Fundamentos científicos acerca de los enfoques complementarios para los resfriados

  • El zinc se ha utilizado en forma oral para los resfriados (pastillas, tabletas, jarabe) y en formas intranasales (hisopos nasales o geles). El zinc oral puede ayudar a tratar resfriados, pero también puede causar efectos secundarios e interactuar con los medicamentos. El zinc intranasal está vinculado con un efecto secundario grave y no debe ser usado.
    • En 2011, una revisión sistemática de 15 estudios clínicos de zinc oral en los que participaron más de 1.300 personas, llegó a la conclusión de que el zinc ayudaba a reducir la duración y gravedad del resfriado común en personas sanas cuando se tomaba dentro de las 24 horas de iniciarse los síntomas. La revisión también descubrió que la ingestión de zinc en dosis bajas durante al menos 5 meses, reducía el número de resfriados en los niños. La revisión no emitió recomendación alguna para el uso del zinc, ya que los estudios emplearon zinc en distintas presentaciones y cantidades. Aún no se ha establecido la dosis, la fórmula y la duración de uso más útil para los resfriados con la menor cantidad de efectos secundarios.
    • El zinc oral puede causar náusea y otros síntomas gastrointestinales. El uso prolongado del zinc, especialmente en dosis altas, puede causar insuficiencia de cobre y aumentar el riesgo de problemas del tracto urinario, reducir la función inmunitaria y causar otros efectos secundarios. El zinc puede interactuar con los medicamentos, incluso los antibióticos y la penicilamina, un medicamento que se utiliza para el tratamiento de la artritis reumatoide.
    • Los productos de zinc intranasales pueden causar pérdida del olfato (anosmia) de larga duración, tal vez permanente. En 2009, la FDA advirtió a los consumidores que dejaran de usar varios productos de zinc intranasales que se comercializaban como remedios para el resfriado porque habían sido vinculados a casos de anosmia.
  • Para la mayoría de la gente, la vitamina C no previene los resfriados y solamente reduce un poco la duración y gravedad de los mismos. En general, el uso de la vitamina C se considera inocuo, salvo cuando se consumen dosis altas.
    • Un análisis sistemático llevado a cabo en 2010 de los resultados de 29 estudios clínicos con más de 11.000 participantes halló que tomar vitamina C de forma habitual (un mínimo de 0,2 gramos al día) no redujo la probabilidad de contraer un resfriado, pero se asoció con una leve reducción en la duración y la gravedad de los síntomas del resfriado. Sin embargo, entre los participantes de cinco estudios clínicos que estuvieron expuestos a un estrés físico extremo (maratonistas, esquiadores, y soldados que entrenaban en clima subártico) y que tomaron vitamina C, se redujo el número de resfriados a la mitad. En los estudios en que las personas tomaron vitamina C sólo cuando tenían un resfriado, la vitamina no redujo de forma uniforme la duración o la gravedad de los resfriados.
    • En general, el uso de la vitamina C se considera inocuo. Sin embargo, cuando se consume en dosis altas puede causar malestares digestivos como diarrea, náuseas, y cólicos estomacales.
  • No se ha comprobado que la equinácea ayude a prevenir o tratar los resfriados. No suele causar efectos secundarios, pero se ha informado de reacciones alérgicas y erupciones en la piel.
    • Hay mucha variedad en los productos de equinácea ya que contienen diferentes especies, partes y preparados de la planta. Los múltiples estudios clínicos sobre el uso de la equinácea contra los resfriados también han variado mucho, en cuanto a los productos que se examinan, el método de investigación y los resultados de las investigaciones.
    • En general, las pruebas científicas del uso de la equinácea para los resfriados no son concluyentes. Hay pruebas limitadas de que algunos preparados con equinácea tal vez reduzcan la duración.la gravedad de los resfriados en los adultos, pero otros preparados no parecían ser útiles. Cuatro estudios financiados por el NCCIH señalaron que la equinácea no reducía la duración ni la gravedad de los síntomas del resfriado. Además, no se ha demostrado que la equinácea reduzca el número de resfriados que contraen los adultos. Los efectos de la equinácea en los niños son ambiguos; se han realizado muy pocos estudios en niños y los resultados de estos son contradictorios.
    • Se ha informado de pocos efectos secundarios en las pruebas clínicas de la equinácea, pero algunas personas tal vez sufran reacciones alérgicas. En un amplio estudio clínico en niños, los que tomaron equinácea tenían un riesgo mayor de desarrollar erupciones en la piel.
  • Hay pruebas débiles de que los probióticos ayuden a prevenir los resfriados, y se sabe muy poco acerca de la inocuidad de estos a largo plazo.
    • Aunque una revisión sistemática en 2011 de 10 estudios clínicos con más de 3.000 participantes señaló que los probióticos podrían ayudar a prevenir infecciones de las vías respiratorias altas, como las del resfriado común, las pruebas son débiles y los resultados sufren de limitaciones.
    • Según fue destacado por una evaluación de 2011 de la Agencia para la Investigación y la Calidad de la Atención de la Salud (AHRQ, por sus siglas en inglés) acerca de la inocuidad de los probióticos, se sabe muy poco de los efectos del consumo de probióticos durante períodos prolongadosAparentemente la mayoría de las personas pueden consumir probióticos sin sufrir efectos secundarios (salvo algunos leves de tipo gastrointestinal, como gases). Pero también se ha informado de algunos casos con graves efectos secundarios y es posible que el riesgo de estos sea mayor en las personas con problemas de salud subyacentes. Los probióticos no deben ser utilizados por personas con problemas graves de salud subyacentes, salvo bajo estricta supervisión médica. La investigación acerca de la inocuidad de los probióticos sigue en curso.

Seguridad en el uso de ollas nasales (“rinocornios”) y otros dispositivos de lavado o enjuague nasal

Algunas personas utilizan una olla nasal u otro dispositivo para enjuagar las vías nasales con agua cuando están resfriadas. Si usa estos dispositivos de forma inadecuada corre riesgo de contraer una infección grave. La FDA ofrece información acerca del uso de dispositivos de enjuague nasal (www.fda.gov/ForConsumers/ ConsumerUpdates/ucm316375.htm).

Arriba

Las pruebas actuales no son suficientes para recomendar enfoques complementarios para la salud que se han investigado para combatir los resfriados tales como:

  • andrographis (Andrographis paniculata)
  • astragalus (Astragalus membranaceus)
  • hierbas medicinales chinas
  • baya del saúco, canillero, sabugo, sabuco (Sambucus nigra)
  • ajo (Allium sativum)
  • té verde
  • uso de imágenes guiadas
  • miel
  • hidroterapia
  • irrigación nasal
  • ginseng norteamericano (Panax quinquefolius)
  • manejo del estrés
  • vitamina E

Arriba

Estudios de investigación financiados por el NCCIH

Los investigadores que reciben financiamiento del NCCIH llevan a cabo una variedad de estudios relacionados con la gripe y los resfriados. Los temas recientes de investigación incluyen los siguientes:

  • Inocuidad y eficacia de los probióticos y sinbióticos (una combinación de probióticos y prebióticos) como posibles tratamientos complementarios para agregar protección a la vacuna antigripal
  • Meditación y ejercicios para prevenir las infecciones respiratorias agudas
  • Forma en que influyen los factores psicosociales, como la cantidad y calidad de vínculos sociales, en la probabilidad de contraer resfriados
  • Efectos de la equinácea en el sistema inmunitario.

Arriba

Si está considerando emplear enfoques complementarios para la gripe o los resfriados

  • No emplee ningún enfoque complementario para la salud como sustituto de la vacunación contra la gripe.
  • No use terapias que no hayan sido comprobadas para reemplazar la atención médica convencional ni postergue la consulta a un profesional de la salud sobre cualquier problema médico.
  • Es de gran importancia que consulte a su médico (o al pediatra de su hijo) si tiene problemas graves de salud subyacentes, está embarazada o amamanta a su bebé, o si está pensando en dar a un niño un suplemento dietético o producto complementario para la salud. Para obtener más información, lea la hoja informativa del NCCIH “Uso adecuado de los suplementos dietéticos”.
  • Informe a todos los profesionales que le atienden sobre cualquier tipo de enfoque complementario que utilice. Explique en detalle todo lo que hace para cuidar de su salud. Esto permite una atención de la salud coordinada y segura.

Arriba

Para obtener más información

Centro de Información del NCCIH

El Centro de Información del NCCIH ofrece información sobre la medicina complementaria e integral y los enfoques de salud complementaria, que incluye publicaciones y búsquedas en bases de datos federales de bibliografía médica y científica. El Centro de Información no brinda consejos médicos, recomendaciones sobre tratamientos ni servicios de localización de profesionales.

Llamada gratis en los Estados Unidos: 1-888-644-6226
TTY (para sordos y personas con dificultades auditivas): 1-866-464-3615
Sitio web: nccih.nih.gov
Correo electrónico: info@nccih.nih.gov

Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH)

El NIAID apoya y patrocina investigaciones para examinar las causas de las enfermedades alérgicas, inmunitarias e infecciosas y para idear mejores modos de prevenir, diagnosticar y tratar estas enfermedades.

Toll-free in the U.S.: 
1-866-284-4107

Flu.gov

Managed by the U.S. Department of Health and Human Services, Flu.gov provides comprehensive government-wide information on seasonal, H1N1 (swine), H5N1 (bird), and pandemic influenza for the general public, health professionals, and others.

PubMed®

A service of the National Library of Medicine (NLM), PubMed® contains publication information and (in most cases) brief summaries of articles from scientific and medical journals.

MedlinePlus de la Biblioteca Nacional de Medicina de los NIH

Con el propósito de ofrecer recursos para responder a preguntas relacionadas con la salud, MedlinePlus reúne información autorizada de los Institutos Nacionales de Salud así como de otros organismos del gobierno y organizaciones relacionadas con la salud.

Sitio web: www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish

Información acerca del resfriado común
Información sobre la gripe

Top

Key References

  • Barrett B, Brown R, Rakel D, et al. “Echinacea for treating the common cold: a randomized trial.” Annals of Internal Medicine. 2010;153(12):769-777.
  • Bukutu C, Le C, Vohra S. Complementary, holistic, and integrative medicine: the common cold. Pediatrics in Review. 2008;29(12):e66–e71.
  • Chen XY, Wu T, Liu GJ, et al. “Chinese medicinal herbs for influenza.” Cochrane Database of Systematic Reviews. 2007;(4):CD004559 [edited 2010]. Consultado en www.thecochranelibrary.com el 12 de diciembre de 2011.
  • “Consumer update: Is rinsing your sinuses safe?” Sitio web de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA). Consultado en www.fda.gov/ForConsumers/ConsumerUpdates/ucm316375.htm el 30 de enero de 2013.
  • Davidson TM, Smith WM. “The Bradford Hill criteria and zinc-induced anosmia: a causality analysis.” Archives of Otolaryngology—Head & Neck Surgery. 2010;136(7):673-676.
  • Eccles R, Weber O, eds. Common Cold. Basel, Suiza: Birkhäuser; 2009.
  • Guo R, Pittler MH, Ernst E. “Complementary medicine for treating or preventing influenza or influenza-like illness.” American Journal of Medicine. 2007;120(11):923-929.
  • Hao Q, Lu Z, Dong BR, et al. “Probiotics for preventing acute upper respiratory tract infections.” Cochrane Database of Systematic Reviews. 2011;(9):CD006895. Consultado en www.thecochranelibrary.com el 3 de enero de 2012.
  • Hemilä H, Chalker E, Douglas B. “Vitamin C for preventing and treating the common cold.” Cochrane Database of Systematic Reviews. 2007;(3):CD000980 [edited 2010]. Consultado en www.thecochranelibrary.com el 12 de diciembre de 2011.
  • Hempel S, Newberry S, Ruelaz A, et al. Safety of Probiotics to Reduce Risk and Prevent or Treat Disease. “Evidence Report/Technology Assessment no. 200.” Sitio web de la Agencia para la Investigación y la Calidad de la Atención de la Salud (AHRQ). Consultado en www.ahrq.gov/clinic/tp/probiotictp.htm el 27 de enero de 2012.
  • Kassel JC, King D, Spurling GKP. “Saline nasal irrigation for acute upper respiratory tract infections.” Cochrane Database of Systematic Reviews. 2010;(3):CD006821. Consultado en www.thecochranelibrary.com el 11 de diciembre de 2011.
  • Linde K, Barrett B, Bauer R, et al. “Echinacea for preventing and treating the common cold.” Cochrane Database of Systematic Reviews. 2006;(1):CD000530 [editado en 2009]. Consultado en www.thecochranelibrary.com el 12 de diciembre de 2011.
  • Lissiman E, Bhasale AL, Cohen M. “Garlic for the common cold.” Cochrane Database of Systematic Reviews. 2009;(3):CD006206. Consultado en www.thecochranelibrary.com el 12 de diciembre de 2011.
  • Oficina de Suplementos Dietéticos. Dietary Supplement Fact Sheet: Zinc. Sitio web de la Oficina de Suplementos Dietéticos. Consultado en ods.od.nih.gov/factsheets/Zinc-HealthProfessional el 1 de diciembre de 2011.
  • “Public health advisory: loss of sense of smell with intranasal cold remedies containing zinc.” 16 de junio de 2009. Sitio web de la Administración de Medicamentos y Alimentos de los Estados Unidos (FDA). Consultado en www.fda.gov/Drugs/DrugSafety/PostmarketDrugSafetyInformationforPatientsandProviders/ucm166059.htm el 7 de enero de 2012.
  • Roxas M, Jurenka J. “Colds and influenza: a review of diagnosis and conventional, botanical, and nutritional considerations.” Alternative Medicine Review. 2007;12(1):25-48.
  • Schoop R, Klein P, Suter A, et al. “Echinacea in the prevention of induced rhinovirus colds: a meta-analysis.” Clinical Therapeutics. 2006;28(2):174-183.
  • Shah SA, Sander S, White CM, et al. “Evaluation of echinacea for the prevention and treatment of the common cold: a meta-analysis.” Lancet Infectious Diseases. 2007;7(7):473-480.
  • Singh M, Das RR. “Zinc for the common cold.” Cochrane Database of Systematic Reviews. 2011;(2):CD001364. Consultado en www.thecochranelibrary.com el 12 de diciembre de 2011.
  • Woelkart K, Linde K, Bauer R. “Echinacea for preventing and treating the common cold.” Planta Medica. 2008;74(6):633-637.
  • Yamshchikov AV, Desai NS, Blumberg HM, et al. “Vitamin D for treatment and prevention of infectious diseases: a systematic review of randomized controlled trials.” Endocrine Practice. 2009;15(5):438-449.
  • Zhang X, Wu T, Zhang J, et al. “Chinese medicinal herbs for the common cold.” Cochrane Database of Systematic Reviews. 2007;(1):CD004782 [editado en 2010]. Consultado en www.thecochranelibrary.com el 12 de diciembre de 2011.

Acknowledgments

El NCCIH desea agradecer a Linda Duffy, Ph.D.; Wendy Weber, N.D., Ph.D., M.P.H.; y a John (Jack) Killen, Jr., M.D., NCCIH, por sus aportes a la actualización de 2012 de esta publicación, y a Bruce Barrett, M.D., Ph.D., Departamento de Medicina de la Universidad de Wisconsin; Sheldon Cohen, Ph.D., Universidad Carnegie Mellon; y a Ronald B. Turner, M.D., Facultad de Medicina de la Universidad de Virginia por su asistencia en la redacción de la publicación original.

Esta publicación es del dominio público y no está protegida por derechos de autor. Se promueve la reproducción de la misma.

El Centro Nacional de Salud Complementaria e Integral ha suministrado este material para su información. No pretende sustituir los conocimientos médicos ni las recomendaciones de los profesionales de la salud. Lo alentamos a que consulte al profesional médico que corresponda acerca de cualquier decisión sobre el tratamiento o la atención. La mención de un producto, servicio o terapia en este documento de ninguna manera significa que cuenta con el respaldo del Centro Nacional de Salud Complementaria e Integral.

* Nota: Archivos en PDF necesitan ser vistos en programas gratis como Adobe Reader.

NCCIH Pub No.: 
D448
Date Created: 
April 2010
Last Updated: 
April 2013
Traducción: 
November 2014